Blog EOS18

Visita nocturna

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ayer sábado tenía una carta de nuestro “Anónimo” que no me dio tiempo a transcribir al ordenador, hablando de las actividades del viernes. En ella habla de la velada del viernes con juego tradicionales como la gallinita ciega o tuli y de la emoción de todos al tocar una de las obras más complicadas del Encuentro: La boda de Luis Alonso.

 

Resumir tantas horas compartidas es muy complicado, pues aunque no pase nada hay muchos momentos interesantes, muchas situaciones emocionantes, muchas miradas cómplices, muchas pausas que significan tanto…… En definitiva, fotografías que quedan en nuestra memoria, sonidos que nos traerán miles de situaciones.

 

Me encanta ver, observar y escuchar, sobre todo cuando piensan que no me doy cuenta de nada.

Esta mañana al entrar en la oficina he encontrado una sorpresa y no era de mi escritor, que parece que se está centrando más en el estudio y la diversión que en ejercer de bloggero. Era un pequeño paquetito con un nombre de una niña del Encuentro. Rauda y veloz como un rayo (imaginaréis que esto es una frase hecha, pues a estas alturas mis enegías ya no son las mismas) he ido a buscarla a clase de arpa para hacerle entrega del encargo. Tras mucho divagar sobre si era para ella o no, pues hay otras dos personas más aquí con el mismo nombre, nos hemos atrevido a abrirlo y leer el mensaje que os pongo a continuación:

 

“Querida Alba,

me he enterado de que ayer se te cayó un diente.

Como no sé exactamente en qué cama duermes he pensado dejarte este regalito en la oficina.

¡No quería confurdirme de almohada!

Espero que lo recibas pronto y que siempre sigas siendo tan feliz y sonriente”.

 

Ya veis que aquí es posible que suceda hasta lo más increíble, así que debemos estar muy atentos porque en cualquier momento ocurre algo para recordar toda la vida.

©2018 Todos los derechos reservados. Grupo Concertante Talía

Search